La Candelaria en Lima 2018

4/02/2018. Centro Histórico de Lima. Los carnavales nacionales se celebran en todo el país. En la Lima de todos, las distintas comunidades, provenientes de todas las ciudades y pueblos peruanos, celebran las fiestas de verano como lo en sus lugares de origen. La fiesta de la Virgen de la Candelaria de Puno se baila en las calles del Centro Histórico de Lima con algarabía y devoción cristiana. Aquí una crónica gráfica de ello.

Año nuevo 2018. Versión extendida

Hace unos meses Omayra me propuso hacer 3 cosas: preparar un postre, acompañarme a correr e ir a la playa. Los dos primeros los hicimos sin muchas complicaciones. El tercero si tomó su tiempo, principalmente por mi —porque no suelo ir a la playa— pero a Omayra le encanta. Después de conversar —en esos mismos meses— sobre la idea de viajar lo más que podamos, haciendo viajes cortos de fin de semana o algunos más largos que impliquen varias semanas y a lugares más lejanos, decidimos cumplir la última promesa que teníamos pendiente: ir a la playa. Y sin pensarlo mucho, aprovechando que el año acababa, fijamos rumbo al cercano norte limeño: Huacho y sus playas muy recomendadas por los bloggers viajeros.

El último día de diciembre

El 31 muy temprano llegamos al terminal de buses de Lima Plaza Norte y, como estos salen cada 15 minutos, no fue difícil encontrar pasajes a precios regulares. Viajamos con la empresa Z-Bus durante dos horas y cuarto, donde aproveché en leer durante todo el viaje mientras Oma dormía plácidamente a mi lado. En cuanto llegamos, preguntamos a los vendedores de golosinas cuál era la forma más rápida —segura y barata— de llegar a la Plaza de Armas. —Mototaxi, joven, le cobrará pocos soles— nos dijo. Gracias, seño— respondimos. Y como abundan las motos, en menos de 5 minutos ya estábamos a una cuadra de la plaza.

La plaza es muy pintoresca y parece que va a otro ritmo. Aún se encuentran adultos disfrutando una buena charla o jugando cachito. Recorrimos por unos minutos sus alrededores, entramos a la iglesia de San Bartolomé y nos quedamos maravillados del tallado escultórico en madera en sus altares, puertas y decorado. Alguno jóvenes se preguntarían que máquina de impresión 3d harán estos trabajo, pero no; todo está hecho  magistralmente a mano. Como el hambre apremiaba, un muy peruano y universal piqueo marino en el restaurante “Sabor Huachano” —ubicado en una de las esquinas de la plaza— fue justo y necesario, y su cerveza más. Una vez satisfechos, nos fuimos al mercado (a 2 cuadras de la plaza) no para continuar la glotonería, sino para completar las compras de año nuevo para el campamento planeado. Metimos en una bolsa convencional algunas uvas, luces de bengala —conocidas como “chispitas mariposas”—, una botella grande de agua y un six pack de cerveza bien heladas. A una cuadra tomamos un taxi y nos fuimos a la playa Hornillos con nuestro bulto en hombros mientras el cielo no ayudaba mucho al encontrar un domingo playero. Estaba nublado.

Una vez en Playa Hornillos nos enrumbamos a la playa del costado: Playa Colorado. Caminamos aproximadamente media hora y divisamos la extensión de la playa que fijamos como destino. Desde la parte alta apreciamos las aguas verdes y nos entusiasmamos con el paisaje y mucho más de ver pocas carpas y personas en tamaño hormiga. No es que insista, pero solo faltaba un poco de color en el cielo para ser perfecto el trekking del momento.

Cuando llegamos, sentimos el calorcito, pero era del esfuerzo caminando con el peso que llevábamos. Buscamos una zona alejada de las carpas e izamos la nuestra donde descansamos un poco y tomamos unas cervezas bien merecidas. Nos metimos al mar —muy frío para mi gusto— y dejamos que el sueño se apodere de nosotros. No nos opusimos. Mientras tanto la tarde sucedía, las familias peloteras se iban a casa y el sol aparecía partido por la mitad en el horizonte dibujado por el mar huachano.

El segundo cero del 2018

Antes de la medianoche nos despertamos para cenar una ensalada de verduras con filete de atún traído desde casa. Nos vestimos con el cotillón amarillo y abrimos el espumante y 10, 9, 8, 7, 6 5, 4, 3, 2, 1, ¡Feliz año nuevo, amor! con un beso tierno y lleno de arena recibimos los primeros instantes del 2018 mientras nuestros vecinos campistas iluminaban el cielo con las luces de fiesta y las canciones para la ocasión. Las uvas no esperaron mucho para guardar cada una de nuestras promesas en silencio entre las cuales estaban estar cada vez más unidos, viajar mucho e inundarnos de amor cómplice bajo muchos cielos distintos.

Sin sol no hay paraíso

A la mañana siguiente, descubrimos un bulto en la base de la carpa. Nos habíamos instalado sobre una madriguera de cangrejos que intentaban salir. Al abrir la carpa encontramos centenares de crustáceos rojos caminando como en plaza por toda la arena hasta la orilla. En cuanto nos vieron, huyeron.

Después del desayuno, empezamos a jugar con la arena y descubrimos otros cangrejos más pequeños y de color gris que se confundían con la arena. Les dejamos trozos de pan cerca de sus cuevas y vimos cómo, con temor, las recogían y las guardaban en sus covachas. Así pasamos varios minutos y caímos nuevamente en el sueño de la mañana hasta que picaron el pie de Omaya que gritó y pateó hasta tapar varias cuevitas.

El sol no salía, el cielo huachano se parecía al limeño y con el agua comprobadamente fría, las ganas de un chapuzón se esfumaron. Levantamos la carpa, recogimos nuestros desechos y nos fuimos a la ciudad para continuar el plan en un tour por los alrededores de Huacho que un vendedor nos ofreció el día anterior en la Plaza de Armas.

Un viaje en el tiempo

El primer lugar que visitamos fue Huaura y su histórico balcón donde se proclamó por primera vez la independencia peruana. En el museo de sitio pudimos conocer con mayor profundidad los antecedentes de la campaña del general San Martín gracias a un muy bien informado guía que nos dio una maestría en historia republicana. Estando en el balcón era imposible no emular el gesto del Libertador argentino. Doscientos noventa y siete años después Omayra declaró la independencia a los peruanos que comían marcianos en la plaza del frente.

El siguiente punto fue Albúferas de Medio Mundo y su laguna de 7 kilómetros formada por la filtración de aguas marinas donde cientos de visitantes disfrutaban de sus aguas tranquilas. Algunos compañeros del tour decidieron hacer el paseo en bote mientras nosotros decidimos recorrer sus playas caminando.

Antes de la visita al tercer lugar, paramos a almorzar en el “Caminito a Caral” donde las porciones individuales eran tan contundentes que toda una familia podría comer suficiente de un solo plato. Como era de esperarse, no acabamos tanta comida y como por arte de magia, la fauna del restaurante nos visitó. Desfilaron pollos, perros y gatos quienes corrían por cada trozo de carne o arroz que dejábamos bajo las mesas. Un gato blanco cachorro fue la debilidad de mi Oma —catlover hasta los huesos— y no dejó de acariciarlo, alimentarlo e intentar convencerme de darle un hogar. Ya lo estaba metiendo a la mochila en mi mínimo descuido.

A Caral llegamos antes de iniciar el atardecer. Nos adentramos en un viaje de más de 5 mil años para conocer esta imponente ciudad milenaria cuna de distintas las civilizaciones del antiguo Perú. El conocimiento de los otrora caralinos sobre el tiempo, el clima, la ingeniería y la naturaleza nos sorprendieron y recomendamos visitarlo de forma obligatoria.

Ya volviendo a Huacho, el último lugar que visitamos fue la bodega de vinos “Barzola de Chontay” donde catamos deliciosos derivados de uva que ganaron distintos certámenes locales y regionales. Salud.

A casita

El bus del tour nos dejó en el Terminal de Cercanías. Como todo feriado, la demanda de pasajes para volver a Lima superó la oferta a esas horas. Ya no había venta de boletos y solo quedaba buscar otras opciones de vehículos colectivos o hacer la cola procesional esperando la piedad de algún bus de ruta. Hicimos lo segundo. Después de una hora de espera, subimos a un bus de la empresa Turismo Barranca, nos acomodamos, caímos rendidos del trajín de todo el día y volvimos durmiendo tranquilamente a nuestra Lima de siempre que no veíamos desde el año pasado.

Itinerario

Domingo 31/12

  • 09:00 am Salida a Huacho desde el terminal terrestre de Lima Plaza Norte
  • 11:15 am Llegada a Huacho
  • 11:30 am Traslado a la Plaza de Armas en mototaxi
  • 11:35 am Paseo por la iglesia y plaza
  • 11:50 am Almuerzo marino “Sabor Huachano”
  • 12:30 pm Mercado y compras de año nuevo.
  • 01:00 pm Traslado en taxi a playa Hornillos
  • 01:15 pm Caminata a playa Colorado
  • 02:00 pm Campamento en playa Colorado

Lunes 1/1

  • 00:00 am Celebración de año nuevo
  • 08:00 am Desayuno
  • 09:30 am Levantamiento de campamento
  • 10:30 am Traslado en taxi a Plaza de Armas y contrato de tour
  • 11:20 am Traslado a Huaura
  • 11:40 am Visita a Museo de Sitio y Balcón de Huaura
  • 12: 40 am Traslado a Vegueta
  • 01:15 pm Visita a laguna de Albúferas de Medio Mundo
  • 02:00 pm Traslado a restaurante
  • 02:30 pm Almuerzo en  “Caminito a Caral”
  • 04:00 pm Traslado a Caral
  • 04:30 pm Llegada e ingreso a Caral
  • 05:00 pm Visita a Caral
  • 06:00 pm Traslado a Huacho
  • 07:30 pm Cata en bodega “ Barzola de Chontay”
  • 07:45 pm Traslado a Terminal de Cercanías y fin del tour
  • 08:00 pm Espera de bus
  • 09:15 pm Viaje a Lima (Turismo Barranca)
  • 11:30 pm Llegada a Lima

Presupuesto

  • 2 pasajes de Lima a Huacho: S/ 30.00
  • 2 pasajes de abordo: S/ 2.00
  • Snacks y bebidas: S/ 5.50
  • Mototaxi de Terminal de Cercanías a Plaza de Armas: S/ 3.00
  • Almuerzo 1 ronda marina y 1 cerveza: S/ 31.00
  • Compras de año nuevo: S/ 32.20
  • Taxi a Playa Hornillos: S/ 9.00
  • Taxi a Plaza de Armas: S/ 10.00
  • Pago de tour: S/ 60.00
  • 2 entradas al Museo de Sitio de Huaura: S/. 4.00
  • Almuerzo Lomo Saltado, Chaufa de Pollo y 1 cerveza: S/. 36.00
  • 2 entradas a Caral: S/. 22.00
  • 2 Pasajes de Huacho a Lima: S/ 30.00
  • Total: S/. 274.70*

(*) no incluímos lo traído de casa como comida en conservas, pan, paté, café en termo, jugo y la champaña.

 

Papa Pancho

21/01/2018. Base aérea Las Palmas en Lima, Perú. A pesar del sol, los más de 30 grados de temperatura, la muchedumbre y las interminables horas de espera, la fe católica peruana se acercó más al cielo cuando el pontífice Francisco ofreció la última misa en suelo peruano que convocó cerca de un millón de almas. Aquí, desde abajo, desde las propiedades temporales de cada fiel, que esperó en el mismo lugar durante más de 12 horas, se vivió el final del peregrinaje con rezo, devoción y paz.

Indulto político a Fujimori

24 y 25 de diciembre de 2017. Horas antes de las celebraciones navideñas, el presidente Pedro Pablo Kuczynski, en uso de sus facultades presidenciales, indultó al expresidente Alberto Fujimori en un tiempo lejos de toda razonabilidad. Fujimori fue condenado a 25 años de prisión en 2009 por los delitos de lesa humanidad y no cumplió ni la mitad de la pena. El “indulto express” tiene todo el matiz de ser político y está muy lejos de ser humanitario. Ante la vacancia presidencial promovida por el Congreso 2 días antes, la moneda de cambio fue este indulto calculado. Quienes perdieron a sus familiares producto de las políticas nefastas de aniquilamiento perpetrado por el grupo Colina, sintieron que la justicia les era arrebatada nuevamente y les asesinaban nuevamente a los suyos. Esto obligó a los ciudadanos indignados a reclamar este acto calificado como traición a la dignidad peruana.

#NoAlIndultoPolítico #IndultoEsInsulto #IndultoEsImpunidad

Censo con olor a encuesta

El Censo 2017 estuvo lleno de vicisitudes. Por un lado los ciudadanos acatamos el pedido de inamovilidad para facilitar el trabajo de los empadronadores; y por otro lado, la falta de previsión del evidente crecimiento urbano, las casi inexistentes garantías de seguridad para los voluntarios y la comunicación retaceada hicieron de esta jornada una de las más improvisadas y accidentadas organizaciones censales. Para quienes tuvimos la suerte de vivir en edificios de reciente factura, la espera duró más de lo pactado. Fue de una semana. Finalmente los instructores llegaron a censarnos -porque a estas fechas ya no hay voluntarios- y pudimos ser contados para formar parte de la más importante estadística nacional para las políticas públicas de los siguientes años.

.

Los herederos de la parra

Domingo 10 de septiembre de 2017. Pachacútec, Ica, Perú. Los últimos días del invierno iqueño aún tienen el frío entumeciendo los dedos. Pero los tamales y panes de leña están esperando la llegada de los parroquianos en la madrugada y la vereda. Los últimos Ccanto López, mis tíos Neill, Wilfredo e Yrene, tienen las riendas de la chacra del abuelo, a orillas de la Achirana del Inca Pachacútec, donde aprendieron a sembrar el maíz, la uva y el mango al mismo tiempo que trepaban los árboles y la travesura pueril. La jornada de la mañana los devolvió al ritual del atado de las parras que nos regalará sendos racimos de uva en el próximo febrero, tal cual hicieron los abuelos. Después de la jornada, la sandía jugosa refrescó la sed, atenuó el cansancio y manchó el pecho y la comisura siempre sonriente.

El gol del minuto 76

Martes 10 de Octubre de 2017. Cercado de Lima. A escasos metros del Estadio Nacional, donde se realizaba el partido Perú Colombia, la Municipalidad Metropolitana de Lima instaló una pantalla gigante en el Parque de La Reserva más conocido como el “Circuito Mágico del Agua” donde cientos de peruanos tuvimos oportunidad de ver el cotejo futbolístico echados en el césped y con el mismo entusiasmo de quienes estaban en el coloso José Díaz. Nunca un gol fue tan celebrado como el de Paolo Guerrero en el minuto 76, con el cual entramos en la zona de repechaje. La siguiente cita será contra Nueva Zelanda en noviembre próximo y de ahí a Rusia. Hablan las imágenes:

Marcahuasi Ultra Trail 2017

Sábado 30 de septiembre y domingo 1 de octubre de 2017. Callahuanca, Huarochirí, Lima. La 4ta edición del MUT reunió a cientos de amantes de las trochas, la altura, la naturaleza y el paso ligero. Desde las 8 pm del sábado, empezó la travesía con poco menos de 20 corredores para la distancia de 90 km, seguido de los 60 km, 38km, 16 km y 10 km que partieron en la madrugada del domingo hasta las 10 am. La ruta fue dura pero el entusiasmo de los corredores lo fue más. Las trepadas y desniveles junto al clima y el aire de montaña pusieron a prueba cada entrenamiento, cada régimen seguido por los correcaminos. A pesar del cansancio, siempre pusieron una sonrisa ante la cámara y un gesto de victoria en cada kilómetro alcanzado. Los ganadores absolutos fueron: Wilder Alva y Marilyn Yache en 90 km, Jhonny Castillejo y Maybel Antezana en 60 km, Lizardo Hilario y Lorena Ricalde en 38 km, Rober Castro y Aydee Loayza en 16 km, y Emerson Trujillo y Enma Machuca en 10 km. Nos vemos en las trochas.

Mira los resultados completos aquí

Más fotos en el facebook del MUT

 

 

El partido de La 12

Jueves 5 de octubre de 2017. Parque Cáceres, San Isidro, Lima, Perú. Todo partido es una nueva historia, una chance a la esperanza, el canto de ese estribillo de polca para nuestra selección de fútbol que hace tiempo la queremos ver en el campeonato mundial. El parque Cáceres del Centro Financiero de San Isidro fue la cancha donde “la 12” hizo su juego, amagó las frustraciones, sufrió, vivió y resucitó en los 90 minutos del Perú – Argentina, que terminó en empate —con un valioso punto en la tabla— y, cual Telequinesis de Cerati, le hizo vibrar el corazón a los 11 peruanos allá en La Bombonera. #PerúCampeón #PorqueYoCreoEnTi #VamosPerú #Más Ciudad